Cómo cuidar la ropa de cama

Publicado el : 18/10/2017 18:52:46
Categorías : Consejos , Textil Hogar

Cuando acaba el día y llega el momento de dormir, tras una larga jornada de trabajo, es un placer encontrarnos nuestra cama perfectamente hecha con la ropa limpia y bien cuidada. Envolvernos entre unas sábanas limpias, suaves y confortables favorece nuestro descanso y nos ayudará a aumentar la sensación de bienestar.

Por otro lado, mantener la ropa de cama en condiciones adecuadas nos va a ayudar a evitar alergias y otros problemas de salud. En la cama es inevitable que se depositen ácaros del polvo y la humedad por eso es importante tener en cuenta algunos consejos básicos.

Es necesario lavar las sábanas antes de usarlas por primera vez, de esta forma eliminamos los restos de sustancias químicas derivadas del proceso de fabricación.

Para evitar el crecimiento de ácaros también es recomendable airear la cama cada día antes de hacerla y si es posible que reciba luz solar directa. La ventilación y los rayos de sol sobre las sábanas contribuyen a mantenerlas saludables.

Cuidar la ropa de cama

Se recomienda cambiar las sábanas al menos una vez a la semana. Es recomendable lavaralas a 30 grados con un detergente suave. Es preferible sustituir el suavizante por un chorro de vinagre de manzana o de vinagre blanco. Es más ecológico y la ropa queda suave; si no te gusta ese olor puedes añadir unas gotitas de aceite esencial de tu olor favorito. También es bueno secar esta ropa al sol ya que éste actúa como el mejor desinfectante y blanqueante. Es una buena idea introducir bolsitas perfumadas en el armario en el que guardas tus sábanas, así estarán siempre frescas y con tu olor favorito.

No olvides aspirar frecuentemente el colchón para eliminar los ácaros y los restos de nuestra piel que se van acumulando. Los colchones deben cubrirse con una funda cerrada y poner encima el protector para así evitar que el polvo y los ácaros pasen directamente. También conviene lavar la funda y el protector al menos una vez al mes.

Si usas funda nórdica sigue estos mismos consejos y además ventila y airea frecuentemente el relleno para mantenerlo libre de ácaros y humedad.

Y renueva de vez en cuando tus sábanas, es una forma muy sencilla de cambiar la decoración de tu cama y adaptarla a las nuevas tendencias.

Compartir