Cómo limpiar un colchón de la mejor manera

Publicado el : 02/09/2020 14:45:43
Categorías : Consejos

Limpieza y mantenimiento diario del colchón.

Mantener el colchón limpio es muy importante para tu salud. Piensa que si no lo limpias correctamente, los ácaros, bacterias y hongos que se acumulan pueden provocar alergias, problemas de piel, incluso dolor de cabeza y perjudicar  tu descanso. Por eso hoy vamos a recordar las diferentes formas de limpiar un colchón en perfecto estado para tener un sueño saludable.

No te pierdas los consejos básicos que te dejamos a continuación, es muy fácil y tu salud y descanso te lo agradecerán enormemente.

Lo primero que tienes que saber es que para impedir que el colchón se manche hay dos piezas textiles clave: la funda y el protector.

limpieza colchón

La funda de colchón.

El colchón debe ir protegido con una funda completa que lo aísle totalmente del exterior. La funda puede ser de rizo de algodón o de tela, bien de mezcla de poliéster algodón o de microfibra. Se coloca cómodamente con una cremallera en forma de L.

El protector del colchón.

Encima de la funda debes colocar un protector. El protector encaja perfectamente en el colchón gracias a su goma elástica y cubre los laterales; al ser fácil de colocar se retira para lavarlo con frecuencia garantizando que tu colchón se mantenga siempre limpio y libre de ácaros. Elige el protector del acabado que prefieras: rizo, microfibra, tencel o poliéster algodón. Puede ser impermeable con una capa de poliuretano y a la vez transpirable  facilitando que el aire circule y no pase calor.

Limpieza y protección del colchón

Trucos para Limpiar el Colchón con distintos productos.

Es fundamental aspirar los colchones al menos dos veces al año por ambos lados y comprobar que no tienen manchas. Y sobre todo ventilarlos cada vez que se cambian las sábanas, en una habitación con buena circulación de aire y con acceso de luz natural. De esta forma también evitamos los ácaros y cualquier otra plaga que anida en zonas donde se acumula el polvo y la humedad.

Las manchas comunes se quitan fácilmente con un paño ligeramente mojado con agua y jabón. Procura no humedecer mucho el colchón o sécalo muy bien, si es posible al sol, para evitar que la humedad se filtre hacia el interior provocando manchas de moho imposibles de eliminar.

Las manchas de sangre se pueden quitar con una mezcla de agua oxigenada y agua, empapando una bayeta y dejando secar muy bien después.

Para las manchas de sudor es muy eficaz utilizar una espuma casera que se hace batiendo gotas de lavavajillas y agua y usando la espuma para aplicar en toda la mancha con una esponja en seco. Comprobarás que poco a poco se va eliminando y huele a limpio.

Las manchas de orina se eliminan con una esponja humedecida con una mezcla de agua oxigenada y bicarbonato. Repetir la aplicación hasta que desaparezca la mancha.

Y para que el colchón no tenga mal olor podemos utilizar bicarbonato de sodio. Lo ideal es dejarlo actuar unas cuatro horas para que haga efecto y después aspirarlo muy bien. Este truco también sirve para proporcionar buen olor mezclando el bicarbonato de sodio con aceites esenciales y dejando actuar en la superficie del colchón antes de aspirar. Puedes elegir el aceite del aroma que más te guste, aunque te aconsejamos los que contienen un aroma relajante y positivo para conseguir un sueño de lo más placentero, como el aceite esencial de lavanda o el de canela.

Conviene también cambiar de posición el colchón de vez en cuando, para evitar que se deforme o que se desgaste de forma desigual.

Recuerda que es necesario renovar los colchones de uso diario cada ocho o diez años, es importante que el colchón esté en buen estado para disfrutar de un descanso saludable.

Compartir